Entradas con la etiqueta ‘Varios’

LA OSCURA COGNICIÓN

Escrito: 30 diciembre 2018 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

Mi cabeza está oscura. Cogniciones malolientes, pesadas, cargadas, tóxicas. Me atan, me atraen, me poseen, me endemonian. Las ignoro, lo intento al menos, no lo logro. Vuelven a resurgir, vuelven a dominarme… ¿Soy débil?, ¿tengo razón? El maniqueísmo aquí no tiene cabida y probablemente la realidad sea una combinación de verdad e irrealidad. ¿Cómo discernir? ¿Cómo resolver este puzle de cristal logrando que ninguna arista se me clave y emponzoñe? Al final, parece, el cristal siempre se rompe, siempre se hace añicos y me corta, saliendo la sangre a borbotones y resultando imposible cortar la hemorragia. Quedo exangüe… y muero. Seguir leyendo»

MÁS CAMBIOS

Escrito: 23 noviembre 2018 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

A nadie puede sorprenderle que la vida es cambio, que nada es estable ni permanente. Hay cambios que nos ilusionan, cambios que nos entristecen, algunos otros nos cambian, de otros tantos se aprende. Pero en todos los casos es ese cambio el que dota de sentido a cuanto nos rodea, a cuanto nos ocurre. Sin el cambio nada fluiría, nada evolucionaría y todo sería enormemente aburrido. Por ello, cuando uno se encuentra sumergido en profundos cambios no puede perder la ocasión de disfrutar y exprimir al máximo cada pequeño instante. Seguir leyendo»

HOY TOCA

Escrito: 21 julio 2018 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

Sí, hoy toca escribir, hoy toca darle al teclado. Me obligo a sentarme frente al ordenador y comienzo a aporrear una tecla tras otra sin saber muy bien qué decir, qué escribir. Hoy es uno de esos días, hoy toca.
Tras varios meses de inefable estrés en los que he sentido (y siento) cómo una losa de responsabilidad se asienta sobre mi testa y de los que he salido ileso, literariamente hablando, gracias al rédito obtenido durante los meses de aprendizaje en un taller de escritura creativa, hoy vuelvo a sentirme apático para con la escritura y sin apenas ánimo de escribir. Eso sí, si tenía que escribir lo único que podía apetecerme, en todo caso, es una entrada como la que me ocupa, una en la que no tengo nada preparado ni previsto. Seguir leyendo»

BUSCANDO EL SILENCIO

Escrito: 20 diciembre 2017 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

Antes de escribir habría que pensar en lo que se escribe o se va a escribir. También se puede no pensar y escribir lo que sea que te venga a la cabeza…no sé, pero lo que sí es seguro es que se necesita, al menos yo lo necesito, concentración y silencio absolutos (o casi absolutos). Y no ya porque sea necesario para organizar las ideas que quieres ir reflejando, que también, sino porque es importante no tener ninguna interrupción para favorecer que el que escribe quede absorto en la propia labor de la escritura. Evidentemente, no es fácil encontrar ese momento de sosiego, de calma, de silencio, que tan necesario resulta para la labor de la narración escrita. Uno se pelea con el mundo para buscar ese momento y, aun así, siempre pueden surgir distractores que resultan bien difíciles de controlar: una bocina de un coche, un grito de un niño que juega, un portazo de alguien que sale o entra, etc. Infinidad de distractores que suponen un claro óbice para la libre fluidez de la palabra escrita. Seguir leyendo»

EN HORAS BAJAS

Escrito: 28 octubre 2017 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

¿Qué hago yo aquí?

Esta misma pregunta me la he realizado muchas veces en el pasado, pero jamás con la intensidad de ahora. Antes, siempre lograba desviar mi atención ante esa duda que automáticamente asaltaba mi cabeza con cierta asiduidad. Ahora, en cambio, la duda me asaltó hace semanas y, como si de un atraco se tratase, parece que he levantado las manos rindiéndome, sumiso, ante una realidad que siempre ha estado presente. No he logrado desviar mi atención y esa realidad, antes tácita, silenciosa, parece haberse transformado en un monstruo gigante que me acompaña todo el día a voz en grito. Y lo cierto es que comienza a ser ensordecedor, estridente, encontrándome con que sus ominosos alaridos me hacen deambular trémulo cada mañana camino al trabajo. Porque es un trabajo que no quiero, es un trabajo que nunca he querido. Seguir leyendo»