LA CALMA DE LO GENUINO

Escrito: 15 agosto 2020 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

Ya no esperas nada, crees que nada hay para ti y temes que el desorden que domina tu vida te endemonie…

Nada parece ser cierto, todo está disfrazado de una abyecta mentira y solo deseas rasgar las vestiduras de ese infame disfraz…

Tu alma se inquieta y, atormentada, vaga cual mendigo que pide limosna con el único fin de sobrevivir un día más…

Todos aquellos sentimientos impostados son desmentidos por unos ojos que, amilanados, reflejan la más profunda de las tristezas… Y es que el brillo de los ojos no se puede fingir, lo auténtico no se deja persuadir por la seducción de unos pensamientos vanidosos que, con sigilo e infortunio, intentan sobornar a un corazón sediento de verdad.

El alma se cansa de fingir y se rinde, los fatigados ojos se relajan al saberse ya un poco más fieles con el verdadero sentir y es entonces cuando, a veces, puedes tener la suerte de toparte con una verdad…

Una verdad que te abraza y da cobijo, que te ilumina, que dota de sentido a tantas y tantas cosas antes incomprendidas y que te impulsa a alcanzar una mesura, una calma, a la que solo puede aspirar lo genuino.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir con un amigo
  1. TEBO says:

    Muy bueno.

  2. Raúl (Administrador) says:

    Respuesta a TEBO: ¡muchas gracias!