TODO CAMBIA

Escrito: 28 abril 2014 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

Todo cambia, a veces para bien, a veces para mal, pero ninguna racha es sempiterna. Es importante no perder esta realidad de vista pues ello nos ayudará, sin duda, a sobrellevar mejor los malos momentos y a disfrutar de los buenos, pero estando siempre preparados para que una nueva racha negativa no nos coja por sorpresa y el desánimo posterior sea devastador. Sea como fuere, y aceptando que dicha realidad es ineludible, lo que no podría ser capaz de asimilar es tener que vivir esas rachas, ya sean buenas o malas, sin la compañía de la que se ha convertido en la persona más importante de mi vida, aquella que, en su momento, apareció cual ángel salvador y disolvió las cadenas que me ataban a mis propios miedos y a un pasado apabullante y que, con su ayuda, está haciendo que madure y evolucione como jamás lo he hecho. Por tanto, de acuerdo, que todo cambie, pero que la compañía junto a la cual deba afrontar todos los avatares venideros permanezca inalterable. De hecho, puedo decir que he vivido muchas y variadas rachas desde que viajara con Alicia hasta el mismísimo país de las maravillas. Unas veces me he encontrado con que el conejo blanco me ha conducido hasta lugares inhóspitos que me han sumido en profundos pesares; otras, en cambio, este mamífero lagomorfo me ha acompañado hasta lugares asombrosos y llenos de una magia realmente única. Ahora bien, a pesar de todos estos ciclos siempre ha habido una constante, la mismísima Alicia, que me ha permitido tener clara la realidad, que me ha permitido sentir orgullo por el hecho de me haya elegido a mí para adentrarnos en tan fascinante país, que me hace tener los pies en el suelo y no perder de vista las cosas buenas que, junto a ella, me ofrece la vida. Por ello, cada vez soy más consciente de que, sea donde sea que vaya a ir, sea donde sea que vaya a estar, sin ti, Alicia, nada tendría sentido en este país de las maravillas, pues con ello me sería arrebatada la capacidad para aprender de los pesares que esos lugares inhóspitos despiertan en mí, y se anularía mi interés por disfrutar de los asombrosos parajes que en tu compañía he tenido y seguiré teniendo la suerte de poder visitar.

Gracias Alicia por aceptar, a pesar de todos los cambios acaecidos y que acaecerán, ser mi constante.

Antes de terminar, os dejo con una preciosa canción que habla, precisamente, del cambio. Espero que la disfrutéis.

Saludos cavernarios a todos los que, de un modo u otro, hacéis posible este blog.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir con un amigo