LÍRICA CAVERNARIA III

Escrito: 5 junio 2013 por Raúl (Administrador)
Etiquetas: ,

Por primera vez en este tipo de entradas, y sin que sirva de precedente, empiezo lanzando un par de puntualizaciones. En primer lugar, quería decir que el poema que aparece a continuación no es mío, sino de Mario Benedetti, y en segundo lugar quería explicar el motivo por el que quería mostrároslo: un día en el que, por circunstancias que no vienen al caso, me encontraba algo desanimado y sin fuerzas, fui a consultar mi correo y me encontré con que me había escrito una muy buena amiga, con el fin principal de animarme y hacer de un día normal un gran día, y para ello empleó este poema, que no solo es precioso, sino que es enérgico, muy aplicable al momento que atravieso y, en definitiva, una muestra de amistad y afecto que bien merece este modesto reconocimiento. Lo comparto con todos ustedes con el fin de animaros como a mí me anima cada vez que lo leo, y porque sé que a algunas de las personas que más aprecio puede venirles muy bien este mensaje para seguir adelante. Sin más, tras el salto podéis leer el poema.

No te rindas
No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda,
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo.
Porque lo has querido y porque te quiero.
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron,
vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa,
ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos
desplegar las alas
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños.
Porque cada día es un comienzo nuevo.
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir con un amigo