MOTIVOS

Escrito: 27 mayo 2012 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

Que alce su mano quien se considere plenamente feliz. ¿Alguien? ¿No?

Está claro que todos tenemos nuestros obstáculos, nuestras limitaciones, esas que nos impiden luchar por aquello que realmente queremos, esas que nos llevan a caer en una espiral de rutina y conformismo tornando imposible la consecución de la meta deseada. Y así, uno se puede pasar años, y años, y años, siendo consciente de lo que necesita, siendo consciente del cambio que ha de introducir en su vida, pero sin fuerzas, sin valentía para ello, y sigue sobreviviendo cada día con una vida en la que nada está en su lugar, todo está desordenado, todo es lúgubre y caótico. ¿Y a qué se reduce todo esto? ¿Qué subyace bajo todo esto? Fácil: la ausencia de un motivo por el que decidirse a cambiar las cosas, un motivo que traiga consigo fuerza para uno mismo, energía, ilusión, esperanza. Eso sí, ¡cuán fácil es la respuesta pero cuán difícil es traducirla en algo real! Pero no hay que rendirse, hay que dejar de ser pusilánimes y plañideros objetos en manos de nuestros miedos, hay que armarse de valor y salir a buscar esos motivos, ya que es preferible arriesgarse y tener alguna posibilidad de ser feliz, que permanecer pasivo y asegurarse con ello una infelicidad de por vida. Por mi parte, y aunque aún hay mucho camino por recorrer, debo decir que creo haber encontrado un gran motivo, mi motivo, EL MOTIVO (él es consciente de serlo, y si lee esto con toda seguridad estará sonriendo justo en este punto de la presente entrada), y pienso aferrarme a él, no dejarlo escapar, y hacer uso del positivismo y energía que me da para intentar con ello alcanzar esas metas que todos tenemos y anhelamos.

En definitiva, debemos ser buscadores de motivos, dejar a un lado la búsqueda del placer a través de lo meramente material y superficial (nuestra felicidad no puede depender de algo tan vulnerable, inestable y vacío), y buscar motivos que nos llenen desde el punto de vista más personal y emocional, motivos que nos ayuden a saltar todos esos obstáculos que se interponen entre uno mismo y lo que necesita para ser feliz. En tal sentido, hay dos entradas en el blog especialmente relacionadas con este tema, por lo que creo bastante pertinente su mención, y éstas son: Inconformistas materiales, conformistas emocionales; y Patch Adams.

Y después de esta inusual entrada (soy consciente de que los visitantes habituales de este blog pueden estar un poco confusos en este momento), quería dar las gracias, precisamente, a todos esos visitantes, ya que cada vez son más y por ello se han podido superar ya las 15.000 visitas. De verdad, gracias.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir con un amigo
  1. Laura R.G. says:

    Y éste me ha requeteencantao (porque no se puede decir «me ha encantao más» ;p). Es una entrada inusual como tú dices, pero muy personal, y eso hace que muchos de tus lectores -que nos tenemos que limitar a leer por no saber escribir como tú-, podamos ver nuestros pensamientos transcritos y sentirnos así un poco más comprendidos e identificados. Gracias a ti por regalarnos tus palabras. Un beso.

    P.D.: me alegro muchísimo de que hayas encontrado tu motivo, sea el que sea ;).

  2. Raúl (Administrador) says:

    Respuesta a Laura R.G.: pues no te haces una idea de lo que han sido para mi todas y cada una de las palabras que has usado en tu comentario. Con comentarios así solo dan ganas de escribir y escribir y no parar nunca. Mi mas sincero agradecimiento Laura. Besos y ya te contaré la próxima ocasión que nos veamos cuál es ese motivo que está cambiando mi vida y está permitiéndome hacer todo aquello que considero vital para ser feliz.

  3. Laura R.G. says:

    Me alegro de que te gustado el comentario y… ¿cuándo te veo? que me muero de la intriga :). «Whatsappéame» cuando quieras, «busy man». Besitos.

  4. Raúl (Administrador) says:

    Respuesta a Laura R.G.: claro que me ha gustado, ojala leyera comentarios así con más frecuencia. Y cuenta con ello, en cuanto pueda quedar te aviso y nos vemos, «boried girl». Besos.

*