“LOS PILARES DE LA TIERRA”

Escrito: 18 septiembre 2011 por Raúl (Administrador)
Etiquetas: , ,

Por fin he podido ver esta miniserie, adaptación de la grandísima y homónima novela de Ken Follet, y ciertamente puedo decir que, al contrario de lo que suele ser más habitual en estos casos, no me ha decepcionado en absoluto. Más allá de esto, me ha parecido una gran serie y al verla he experimentado similar atracción que cuando leí la novela.

Serie | Novela

¿Y qué es lo que hace grande a esta obra? (ahora es cuando relaciono la típica lista de elementos que justifican mi opinión, ¡qué típico en mí!):

  • Los personajes: en la novela hay muchos personajes redondos que evolucionan a lo largo de las tramas de un modo verdaderamente interesante, tal es el caso de Jack, Aliena o el prior Philip, y la mayor parte de ellos tienen mucha fuerza y personalidad, lo que da mucho peso a las historias que se nos cuentan. Asimismo, y como la historia se desarrolla a lo largo de 35-40 años, se llega a sentir mucho afecto por algunos de los personajes, viviendo como propias las penalidades que sufren. Y todo esto queda reflejado a la perfección en la serie. Cabe mencionar, en otro orden de cosas, que en uno de los capítulos finales de la serie aparece el propio Ken Follet interpretando un papel breve, por lo que se puede pensar que el autor debe haber quedado contento con el resultado de la adaptación televisiva de su obra.
Jack Jack

Aliena Aliena

Philip El prior de Kingsbridge, Philip

Ken Follet ¿Quién es Ken Follet?

  • Las tramas: esto es lo que resulta, sin duda, más embaucador. Así, nos encontramos ante una obra ecléctica en lo que a tramas se refiere: amor, traición, manipulaciones, política (mucha política), injusticias, fe, corrupción, etc. Los dos acontecimientos que suponen el punto de partida en torno al cual se generan todas las emocionantes subtramas son: por un lado, una ocupación ilegítima del trono del rey, con la consecuente guerra; y por otro, el derrumbe de una catedral debido a un incendio y el posterior esfuerzo por levantarla de nuevo.
Esteban Esteban ocupa el trono de forma ilegítima

Incendio catedral La vieja catedral de Kingsbridge se incencia

  • La música: esto sería aplicable, obviamente, solo en el caso de la serie. Y es que una vez más, y como ocurre casi siempre que estamos ante un buen trabajo, encontramos una buena banda sonora como complemento perfecto a lo que vemos en la pantalla. Es de destacar, a mi gusto, la canción que podemos escuchar al inicio y final de cada capítulo.

  • La estética y los efectos visuales (únicamente aplicable también en el caso de la serie): se puede decir que es fundamental manejar un buen presupuesto para poder plasmar de manera certera todo lo que nos cuenta Ken Follet en su novela, y, afortunadamente, ha podido ser así en este caso. De este modo, los escenarios, el vestuario, el atrezzo, el incendio de la catedral, el interior de la misma una vez vuelta a levantar, etc., están muy bien recreados y en todo momento se tiene la sensación de estar en la época en que transcurren los acontecimientos (en este sentido, soy consciente de la posibilidad de que cualquier historiador puede llegar a encontrar errores, pero desde el punto de vista del espectador que busca entretenimiento se puede decir que se satisfacen todas las posibles exigencias). Esto, aunque no lo parezca, es muy importante, ya que de no estar bien plasmada la época en este sentido, estaríamos ante una serie de cartón-piedra que, para nada, habría conseguido trasladarnos al mundo de Tom, Jack y compañía. Por tanto, y salvo alguna que otra escena (por ejemplo: cuando Waleran –grandísimo personaje- cae desde lo alto de la catedral), se puede decir que, en este plano, también está bastante conseguida la serie.
Vestuario Vestuario de los principales protagonistas

Pueblo Kingsbridge El pueblo de Kingsbridge

Interior catedral Interior de la catedral de Kingsbridge

En definitiva, y a modo de conclusión, se puede decir que serie y novela son altamente recomendables, algo que no es muy común en esta época en que la originalidad brilla por su ausencia y nos vemos abrumados por la presencia de tanto remake y adaptación fallidos. Por tanto, y aunque es cierto que la novela goza del favor de la imaginación y del disfrute y recreación en las descripciones y narraciones, recomiendo a todo aquel que le haya gustado que vea esta gran serie. Ahora esperemos que la adaptación de su continuación, Un mundo sin fin, esté también  a la altura.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir con un amigo