LA IGLESIA Y EL PAPA: IRRESPONSABILIDAD Y ATENTADO CONTRA LA SALUD PÚBLICA

Escrito: 28 marzo 2009 por Raúl (Administrador)
Etiquetas:

“El SIDA no se combate sólo con dinero ni con la distribución del preservativo que, al contrario, aumentan el problema”

Benedicto XVI

Pues sí, ésta es la última genialidad que ha salido por boca del Papa Benedicto XVI. ¿Por qué la considero irresponsable y un atentado contra la salud pública? Muy sencillo: no cabe duda de que cuanto menor es la cultura e intelectualidad de una persona, más propensa es ésta a creer en preceptos religiosos y a seguir las indicaciones que un determinado “líder” religioso pueda señalarle basándose en una moralidad artificiosa que, de no seguirse, supondría la caída a los infiernos. Pues bien, si tenemos en cuenta que estas declaraciones han sido realizadas en Camerún, uno de los países con mayor prevalencia de SIDA y que no se caracteriza precisamente porque su población sea muy ducha intelectualmente hablando (fundamentalmente porque su principal preocupación diaria es conseguir sobrevivir al hambre y la pobreza que les azota), no cabe duda de la negativa repercusión que éstas pueden tener para su población. Así, esto puede traer como consecuencia que gran parte de estos ciudadanos, llevados por su ingenuidad y creencia en las, para ellos, dogmáticas e incuestionables declaraciones de Benedicto XVI, dejen de usar el preservativo, con las nefastas consecuencias que ello puede tener para la salud pública: aumentarían, evidentemente, los casos de SIDA, porque sí, señor Benedicto XVI, los preservativos son un método de prevención para este tipo de enfermedades cuya eficacia está fuera de toda duda (es importante decirlo, porque puede ser que, efectivamente, este hombre aún no se haya enterado de que los preservativos sirven, entre otras cosas, para eso).
Lo cierto es que, afortunadamente, en los países más desarrollados tanto intelectual como económicamente, la influencia que pueden tener las palabras del Papa o de la Iglesia es prácticamente inexistente. Es decir, quedan muy atrás los tiempos en que la Iglesia imponía su autoridad moral y tenía un poder de influencia verdaderamente importante en las pautas de comportamiento de la población. De hecho, si la Iglesia decía que había que actuar de un determinado modo ya que, de lo contrario, se iría al infierno o se sufrirían las mas atroces penalidades en una hipotética vida que vendría después de la muerte, la población actuaba de ese modo dictado por la Iglesia llevada por un miedo inducido (elemento de poder muy importante empleado por la Iglesia desde siempre) y con el fin de evitar los consecuentes sentimientos de culpa que surgirían de no actuar de tal modo. Esto es algo que se puede apreciar muy bien en dos obras de Ken Follet bien conocidas por la mayoría de las personas que aprecian la buena lectura y que se titulan Los pilares de la tierra y Un mundo sin fin (ésta es la continuación de la primera).
Retomando el tema principal, decir que lo deseable sería que la Iglesia no se manifestara en cuestiones de este tipo (por el bien de la salud pública) ni en cuestiones de naturaleza política (porque son aspectos que no le incuben, especialmente si aceptamos a la Iglesia estrictamente como organización religiosa –aunque a mi parecer está muy lejos de ser sólo y exclusivamente tal cosa-). No obstante, lo cierto y verdad es que esto no es así, y la Iglesia sigue manifestándose en este tipo de cuestiones, ávida de poder y de recuperar un dominio que otrora poseía pero que hace tiempo dejó ya de ostentar, y por ello hay que tener extremo cuidado y tratar de evitar las influencias ideológicas de la Iglesia y su máximo representante, Benedicto XVI.
En definitiva, nos encontramos con que el Papa, la Iglesia y sus dogmas ideológicos vienen a ser como el SIDA, una enfermedad que hay que erradicar. Por esta razón, recomiendo que cuando se sienten frente a la televisión mientras ésta emite las declaraciones de algún miembro de la Iglesia, empleen preservativos cognitivos para evitar contagiarse de sus retrógradas y absurdas ideas. Tales preservativos cognitivos pueden conseguirse en las farmacias y baños de bibliotecas más cercanos.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir con un amigo
  1. Raúl (Administrador) says:

    Respuesta a El Hispano: me alegra leerte de nuevo por aquí. Pues sí, es cierto que la Iglesia pretende volver a ser lo que fue y que, como tú bien dices, en muchas ocasiones se aprovecha de la ignorancia e incultura de ciertas personas, aunque en mi opinión eso solo le sirve para subsistir y no desaparecer más que para recuperar el poder perdido, afortunadamente.

  2. Raúl (Administrador) says:

    Respuesta a El Hispano: el poder del que me hablas yo no creo que sea tal. Es decir, como tú bien comentas, las personas se casan más por un acto cultural y social, porque es tradición hacerlo así, pero si la Iglesia les dice “mañana hay que ir a rezar al monte porque de lo contrario os pudriéis en el infierno”, la gente ni siquiera les escucha.Por otro lado, sí estoy de acuerdo contigo en cierta medida en el hecho de que, al seguir la gente estas tradiciones y hacer en ese sentido lo que la Iglesia establece, sí que consigue esta última controlarles en cierta medida (y ya se sabe, si controlas al pueblo tienes el poder). Pero así y todo, no creo que tal cosa se traduzca en un poder real en las cuestiones que van más allá de una simple boda o un bautizo y que sí tienen importancia de verdad, tal es el caso de la política o del establecimiento de las leyes que deben regir nuestro comportamiento social. Saludos.

  3. El Hispano says:

    Si señor con dos cojones!! La iglesia con su actitud, yo creo ke intenta poner a prueba a los gobiernos, intentando demostrar el poder ke se creen que aun ostenta,, y a veces desgraciadamente es asi, lo ostentan aprovechandose de la ignoracia y de la incultura! Estoy totalmente de acuerdo contigo Raul! Un saludo!

  4. Raúl (Administrador) says:

    Respuesta a El Hispano: lo del dinero es increíble. Se supone que los sacerdotes y demás miembros religiosos adoptan, entre otros, el voto de pobreza. Es decir, se comprometen a vivir humildemente, sin ostentaciones ni lujos, y a conseguir al mismo tiempo que los pobres puedan tener algo que llevarse a la boca. Esto está muy bien, pero te encuentras, de repente, con que su máximo representante, el Papa, vive en un pedazo de palacio, viste ropas carísimas (esas sotanas y zapatos que se pone no deben ser precisamente baratos) y va en un mercedes (el Papa-Móvil vamos). Esto es indignante, y no sólo porque eso sí que, en mi opinión, les confiere poder (el dinero en una sociedad capitalista es de lo más importante en ese sentido), sino también porque se han permitido la descarada “chulería” de considerar que la acumulación de riquezas es un pecado. En cualquier caso, decirte que me encanta que se debatan las cosas de este modo, que se opine, que se defiendan las propias ideas y que, en definitiva, aprendamos unos de otros.

  5. El Hispano says:

    ¿Tu crees que la Iglesia subsiste? Yo creo que la Iglesia a pesar de no tener el poder politica que tenia, sigue teniendo gran poder, sobre todo apoyado por las tradiciones de hace ya 2009 años! Es cierto, que no controlan lo que controloban, pero sin embargo casi todo el mundo que nace es bautizado y criado en la iglesia. ¿Crees que va a disminuir el numero de niños que hagan la comunion? ¿ Crees que con el tiempo disminuiran las misas por fallecimiento? Creo que no. La iglesia ha dejada de tener poder politica pero poder social sigue teniendo y mucho. Y sabes que Raul, controlar a la plebe es poder! Es cierto que mucha gente tiene una postura reacia hacia la iglesia y no entra por donde la iglesia quiere que entre, como por ejemplo mi persona, pero al final por h o por b nos toca hacer algo que la iglesia pide, ya sea por tradicion o por rutina. El 99 por ciento de chicas sueñan con una boda increible, ¿Quien les dices que no? Es cierto que muchos diran que no, pero en mi caso particular, no me meto en ese berengenal! Si hay ke ir a un altar voy, aunke no crea al 100 por cien!….. y sabes ke,,, que ésta es la actitud que hace que la Iglesia persista y se encuentre en su esplendor social desde hace 2009 años. Por desgracia la vida continuara así durante mucho tiempo!…..Pero sinceramente, no sere yo quien me complique la vida!! Que son dos dias y uno esta lloviendo cabeza! Un saludo pixita!

  6. El Hispano says:

    Ya tio! en eso si estoy de acuerdo que la gente ni puto caso a lo que diga fuera de lo tradicional! Pero solo con mantener lo que siempre ha tenido, bautizos, bodas y demas,,, tienen mucho tio! Ostentando poder social en esos aspecto y sacando mucha pasta gracias a las tradiciones! Pasta que por cierto no utilizan para lo que deberian de utilizar! Hay que tener bonito el Vaticano!!! Un saludo tio!

  7. Laura R.G. says:

    Está claro que la iglesia (para mí no se merece la mayúscula inicial) no tiene el poder que tenía antes, pero me aterra (y me frustra) pensar en la influencia que puede llegar a tener en la sociedad dependiendo del partido político que gobierne.

    Genial la recomendación del último párrafo: los preservativos cognitivos son absolutamente necesarios para todo el mundo, y muy económicos, pero a muchos les parece más fácil creerse la primera opinión de cualquier mamarracho que salga en la tele antes de pararse a pensar un poco.

    Muy buen artículo. Un abrazo.

  8. Raúl (Administrador) says:

    Respuesta a Laura R.G.: en primer lugar comentarte que me hace muchísima ilusión volver a leerte por aquí. En cuanto a lo de la mayúscula inicial, tengo que decirte que es algo que me encanta poner, pero lo hago con una intención completamente sarcástica, aunque entiendo que es algo demasiado sutil para poder ser entendido.
    Por otro lado, sí que es cierto que dependiendo del partido político gobernante, la influencia de la Iglesia puede ser mayor o menor, ya que cierto partido de derechas (no de centro) le da bastante “cancha”, pero afortunadamente esto no está siendo así con el actual gobierno, el cual no le deja pasar ni una (o mejor dicho, casi ni una) a esta codiciosa empresa con claros fines lucrativos llamada Iglesia.
    Muchas gracias por lo de “Muy buen artículo” y otro abrazo fuerte para tí.