PAZ

Escrito: 25 Julio 2017 por Raúl (Administrador)
Etiquetas: ,

Paz, eso que todos buscamos, aquello que todos anhelamos. Pero no paz mundial, no, paz emocional, la que encontramos en las pequeñas cosas: en una sonrisa cómplice de tu pareja, en un abrazo de alguien a quien amas, en un alegre cantar de los pájaros al alba, en el crujir de las hojas secas al pisarlas o en la suave brisa que el rostro refresca cuando el sol más quema.

La buscamos cada día, pero ella, más inteligente siempre, escapa con facilidad aun cuando ya la hemos atrapado. Quizás sea eso, precisamente, lo que hace que la anhelemos tanto, ya conocemos lo estúpida que es la naturaleza humana. Siempre queremos lo que no tenemos y descuidamos aquello que con seguridad ya es nuestro.

Paz, ¡qué vil y taimada eres!,
te dejas atrapar para luego rauda volar.

Asumido queda que,
de atraparte, conmigo no te quedarás,
pero no dudes un instante que,
aunque por poco tiempo te tenga, bien te voy a disfrutar.

Empero, todos seguimos y seguiremos siempre, incansables, buscando esa paz, sin ceder un instante en nuestro empeño por acaparar esas pequeñas cosas que a cada uno sirven para alcanzar este bien tan preciado: las sonrisas y abrazos de quienes amas, ese pájaro que alegre canta, la hoja seca en el camino que temerosa huye del pie que desea ser su verdugo o aquella brisa que incansable sopla buscando un rostro al que refrescar.
Huye, pérfida, huye. Te hallaré y, cuando vuelvas a escapar, volveré a encontrarte de nuevo.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir con un amigo

*