FELIPE VI, UNA OPORTUNIDAD PARA EL CAMBIO

Escrito: 22 junio 2014 por Raúl (Administrador)
Etiquetas: , ,

Más guapo, más alto, más sano, más formado, etc., sí, todo lo que queráis, pero al final es la misma obsoleta figura cuya continuidad debe ser, como mínimo, cuestionada y debatida. Todo el mundo se ilusiona, todo el mundo se deja llevar por el entusiasmo, todo el mundo piensa que las cosas cambiarán, ¿y todo por qué? Total, las cosas siguen exactamente igual, ya que tenemos a la misma clase de “monigote” puesto al frente de un decadente país esperando a que, por arte y gracia del señor, nos saque de este atolladero en el que nos hallamos estancados desde hace años. Desde que comenzara la crisis, muchos han destacado la necesidad de ver ésta como una oportunidad de cambiar las cosas, y lo cierto es que algunos de los acontecimientos recientes, tales como la irrupción de Podemos en el panorama político (éste ha creado la esperanza de que se puede hacer frente al rancio y dañino bipartidismo), o la subida al trono de “nuestro” flamante Felipe VI, entre otros, son indicios más que suficientes de que, efectivamente, estamos ante una gran oportunidad de cambiar el estado de las cosas. Por ello, es necesario que, por un lado, partidos como Podemos y similares sigan creciendo con el fin de cambiar el modo de hacer política en este país, y que, por otro, se le dé al pueblo la oportunidad de opinar y decidir acerca de si desea o no monarquía. En mi caso, está claro lo que opino, y pienso que mi sentir es el de muchas otras personas, pero si en su mayoría se decide que la figura del Rey debe seguir estando ahí (gastándose nuestro dinero, ejerciendo funciones tan abstractas como poco útiles y rentables, etc.) se habrá de aceptar, porque esa es la democracia, pero antes de todo está el deber moral de permitir al pueblo que hable y que, por una vez, nos dejen hacer realidad la utopía política de que el pueblo es soberano para decidir su futuro.

Y sin abandonar a Felipe VI, no me gustaría finalizar esta entrada sin hacer mención a cuán injusto es que todos paguemos a “nuestro” encomiable Jefe del Estado cosas que ni siquiera podemos pagarnos a nosotros mismos, a saber: viajes, dietas, comidas que él “ofrece” a sus invitados, residencia, etc. Pero, ¿por qué ha de ser esto así?, ¿por qué un personaje cuyo único mérito es (por muy formado que esté) haber nacido por azar en una familia tocada por la gracia de Dios, ha de ser agasajado de este modo independientemente de sus otros posibles méritos? Por ello, y por otras muchas cosas, se hace necesaria la consulta popular mencionada más arriba, porque, en definitiva, necesitamos que este país tome un camino completamente distinto al que ha seguido hasta ahora, y ello ha de ser así a todos los niveles y en todos los estamentos (político, religioso, social, etc.). Así las cosas, no se me ocurre mejor momento que el actual para comenzar con el cambio.

Ya para terminar, y con el fin de dar un contrapunto cómico a este, de por sí, serio tema, os dejo con una parodia de Felipe VI realizada por el fabuloso y divertido Joaquín Reyes en el programa El intermedio de laSexta:

¡Saludos cavernarios!

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir con un amigo